CFTraveler's Blog

Como aprendí todo esto

Rate this Entry
Mis aventuras de cuando no sabía nada.

Como he dicho anteriormente, llevo proyectando desde que era pequeña- la primera que me recuerdo era cuando mis papas fueron a una fiesta y nos dejaron con una muchacha del vecindario cuidándonos, y ese día yo me fui volando a la fiesta, y al otro día le dije a mi mama quien estaba en la fiesta, y como estaban vestidos, etc. Lo único que me salvo de que me dieran la paliza del año es que le describí como volé, atravesé la pared (muy impresionante) y lo vi todo desde el techo. En ese momento ella se dio cuenta de lo que estaba describiendo (e interrogo a la ‘babysitter’, que juro que ella se había hecho cargo de asegurarse de que estuviéramos durmiendo en nuestras camas. Entonces ella se buscó muchos libros sobre las experiencias de salirse del cuerpo y cuando estaba un poco mayor (como de trece años) me trajo un libro que describía viajes astrales, y yo entonces me di cuenta de que esto era algo un poco ‘diferente’ y no debía hablar de eso con todo el mundo.
Pues por toda mi vida estos eventos me sucedían de vez en cuando, como cuatro o cinco veces al año, y aunque leí un poco sobre eso, no sabía que se podía hacer a propósito- era simplemente algo que le pasaba a alguna gente y otros pensaban que eran eventos ‘especiales’.
Pasaron muchos años, ya yo estaba casada, y excepto por un año que fue muy lleno de este tipo de ocurrencias, las cosas permanecieron calmadas, y ni me acordaba de mis salidas que eran más frecuentes cuando era una niña. Eran simples recuerdos de aventuras pasadas, y las pocas experiencias ‘de vieja’ no eran comparables. En esos años yo estaba recién graduada de universidad, trabajando, y recién casada- enfocada en la vida cotidiana y las amistades.

Después de muchos años y una vida bastante común, con algunas excepciones, empecé a tener experiencias muy horripilantes- mi hijo estaba recién nacido y empecé a tener casos de parálisis, en las cuales veía seres que parecían ‘grises alienígenas’ alrededor de su cunita y molestándolo. El no lloraba ni nada, pero yo me horrorizaba y trataba de levantarme a protegerlo pero no podía moverme. Cuando se me rompió la parálisis y me pude levantar él estaba bien, no tenía marcas y se veía tranquilo. Esto fue el comienzo de una serie de cosas que pasaban todas las noches como por dos semanas, yo me despertaba, paralizada, sabiendo que era parálisis despierta (ya conocía el tema, pero no lo había conectado con la proyección porque esto era antes del internet) pero viendo a los dichosos grises, y después de una semana, las cosas empezaron a cambiar.
La próxima cosa que me empezó a pasar es que me despertaba paralizada, pero (sin alienígenas) y empezaba a salir flotando. Entonces empezaba a tratar de romper la parálisis, mientras seguía flotando para arriba. Entonces llegaba al techo, y cuando iba a tocar el techo, perdía el conocimiento, y a veces me despertaba en otro ‘lugar’, con ‘otros seres’, o en una neblina gris muy espesa, o simplemente me despertaba cuando estaba cayendo en la cama.
Por supuesto, hoy día mi interpretación es diferente, pero en esos días yo empecé a pensar que estaba siendo abducida por alienígenas, algo que me daba mucha vergüenza, porque mi papa creía en eso cuando yo era adolescente, y yo siempre pensaba que eran locuras suyas- y ahora yo, a la edad de 39 más o menos, estaba siendo ‘abducida’, en contra de mi voluntad. Después de como tres años de esa gracia, me rajé y le confesé a mi esposo lo que me estaba pasando. A ese punto pensaba que él iba a decir que yo me había vuelto loca, pero sorprendentemente, él me dijo que una noche él se despertó y me vio acostada con las piernas para arriba, como a cuarenta y cinco grados de inclinación, y no pudo despertarme. Pues en ese momento pensé que lo que me estaba sucediendo era verdadero, y no sueños extraños.

Ahí empecé a estudiar los casos de abducción de record, y leí todos los libros de Whitley Strieber que había publicado en esos tiempos, pero habían muchas diferencias porque yo nunca me despertaba con marcas en el cuerpo, o con la ropa puesta diferentemente, y poco a poco me fui dando cuenta que estas experiencias no eran físicas. Todavía a estas alturas (¿qué tonta, verdad?) No había conectado estas experiencias con la proyección, porque no era algo que yo tenía en la mente. Ya esto no era tan frecuente, y se me olvidaba hasta que me pasara de nuevo, y así pasaron los años. Cuando mi hijo cumplió los seis años yo empecé a trabajar en mi iglesia, y en esos años comenzaron a salir los libros sobre los niños ‘índigos’ y otros tipos de fenómenos. Ya tenía internet pero no se me había ocurrido buscar el tema de las abducciones ‘sin cuerpo’, en mi forma de pensar era que, como siempre, yo era diferente. (El tema de toda mi vida, pero es otro cuento).
Un día, una señora de otra iglesia me llama para inquirir si nosotros íbamos a poner la película de los niños índigos en nuestra iglesia- en esa época habíamos empezado a tener películas espirituales los viernes y fue una actividad muy popular. Entonces la señora me empezó a hablar de los niños índigos, de sus características, y de las ‘habilidades’ que demostraban. De alguna forma la conversación se dirigió a la proyección, algo que era muy familiar para mí, y algo en mi mente hizo ‘clic’ y me di cuenta de que mis experiencias tenían que ver con la proyección, y si quería resolver mi problema, tenía que investigarlos desde ese punto de vista.
De casualidad, (o no, ‘no hay coincidencias’) Robert Bruce había hecho una entrevista con mi ídolo Whitley Strieber, y me puse a oírla, y Robert mencionó las abducciones astrales, como algo que les pasan a los proyectores (estaba explicándolo como efecto del viento astral, y me recordó varias instancias en que lo había sentido) y encontré a Robert en el internet, y me puse a leer todo lo que él escribió, y aprendí mucho sobre el tema, y empecé a ‘atacar’ el ‘problema’ como algo espiritual, y después de mucha experimentación aprendí a controlar mis síntomas, la cosa se puso más dramática, y llegue al punto de que me di cuenta que tenía que aprender a tomar control de mi propio cuerpo astral, y lo hice aprendiendo a hacer trabajo táctil de energía, y cuando los ‘ataques’ cambiaron tuve que aprender a proyectar a propósito, para controlar las salidas, y poco a poco fui evolucionando con las experiencias.
Usé el libro ‘Mastering Astral Projection’ por Robert Bruce y Brian Mercer para aprender a proyectar conscientemente, y pude salir por primera vez a los treinta días, y luego conseguí Astral Dynamics, donde aprendí mas teoría sobre el respecto, y entonces leí todos los libros que todo el mundo conoce (Monroe, Buhlman, Leland, y los clásicos de teosofía, etc.) y seguí participando en los foros de Robert (que pasaron del Pulso Astral al Astral Dynamics, pero es otro cuento), mientras más ayudaba mas aprendía, porque es así casi todo.
Hoy en día me he dado cuenta de que en vez de ser ‘atacada’ estaba pasando por una experiencia iniciática, pues si no hubiera pasado los horrores que pase (y no los he descrito todos, jeje) no hubiera aprendido nada, y lo más importante, le hubiera dado demasiado importancia a los ‘temores paranormales’, que es algo de lo que me he percatado.
Al momento en que le perdí el miedo, y este fue remplazado por el coraje (no valentía, enfogonamiento- como se atreven estos comem*erdas a meterse conmigo)-es que me di cuenta que tenía que pasar por eso para entonces transcender el enojo para sentir curiosidad, y aceptación, y hasta amor- y en ese momento me di cuenta de cuan mal había entendido lo que estaba sucediendo y lo mucho que tenia que aprender, no solo de ‘como son las cosas en el mundo ‘paranormal’, sino de todo.
Y así sigo, a veces tratando de ayudar, y a veces observando.

Submit "Como aprendí todo esto" to Digg Submit "Como aprendí todo esto" to del.icio.us Submit "Como aprendí todo esto" to StumbleUpon Submit "Como aprendí todo esto" to Google

Comments

01 TITLE
01 block content This site is under development!
02 Links block
02 block content

ad_bluebearhealing_astraldynamics 

ad_neuralambience_astraldynamics